¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

La penetración de los campos de urnas en la Península Ibérica



En los movimientos migratorios de los grupos Indoeuropeos, sobre el 1700 a. C. encontramos algunos de los grupos en el sudeste europeo y asimilan la cultura del bronce, el contacto con esta cultura provocará una reacción cultural en la zona del alto Danubio, dando lugar a la llamada cultura de Aunjetitz, esta tendrá influencias de Oriente y de Occidente, una característica será sus enterramientos, el cadáver se entierra en cuclillas, más tarde esta cultura se ramifica en dos tipos, una será la cultura de los túmulos y la otra la cultura de los campos de urnas, esto se debe al buen desarrollo económico que hace posible la expansión de estos grupos y la diversificación de sus enterramientos, hablamos de una época al parecer pacífica con una gran densidad de población debido al buen nivel de vida.
La cultura de túmulos la encontramos en el sur de Alemania y Francia, cerca de los principales ríos como el Sena, Rin y el Ródano, es llamada de esta manera debido a sus formas de enterramiento, el cadáver se mete en una fosa rodeado de túmulos y cubierta de tierra, esta forma de enterramiento al parecer procede de las etapas en las llanuras. Los enterramientos los encontramos dispersos debido al carácter nómada de estos pueblos, por eso tampoco se encuentran restos de asentamientos ni de fortificaciones, ya que estas no eran necesarias debido a su carácter temporal. Estas gentes desarrollan un papel de intermediarios entre el norte y el sur de Europa, hablamos de algún tipo de comercio o intercambios entre comillas, ya que no se trata realmente de un comercio de productos.
Por el contrario la cultura de los campos de urnas será más agrícola que ganadera, sus asentamientos son más estables y algunos fortificados, es una cultura muy homogénea y dinámica, se asientan en las zonas del Danubio aplicando nuevas técnicas agrícolas que mejoran el rendimiento, se utilizan mucho los útiles de bronce, también gozan de una riqueza minera que incrementa su poder ofensivo, son más guerreros que los anteriores. También destacan sus nuevas ideas con respecto a la vida de ultratumba, estos incineran al cadáver y las cenizas son depositadas en una urna que es introducida en una zanja junto con el ajuar del difunto para más tarde ser sepultada bajo tierra. Por eso se llama cultura de los campos de urnas, estos pueblos al ser más sedentarios provocan que sus enterramientos ocupen zonas más extensas, pero al estar bajo tierra hace más difícil su localización, esta forma de enterramiento tiene un origen incierto, se sabe que antiguamente se había practicado y se extiende desde Suiza al Mar Negro para más tarde llegar a Grecia. Sus poblaciones suelen ser más estables, la agricultura de arado es más rica gracias al uso del cobre que oxigena mejor la tierra y profundiza más en ella, con ello se obtiene una mejor producción que influye en la calidad de vida y en el crecimiento demográfico. Estos pueblos mantienen relaciones comerciales con la cultura micénica y a partir del – XII se expanden por el Egeo, esta será una de las causas de la desaparición del mundo micénico, llegan a Tracia y a Anatolia donde destruyen el mundo hitita, son los llamados Pueblos del Mar, su expansión rápida se debe a su carro y a su buena explotación de los yacimientos de cobre, esta abundancia de cobre abarata el mercado que lleva a una mejora en el sistema. Como hemos dicho son un pueblo bélico, este desarrollo bélico provoca una complejidad social cada vez más acusada, lo que les lleva a buscar otros lugares para expandirse, llegaran a los Balcanes, Italia y a Occidente donde se encuentran con la cultura de los túmulos, se mezclan ritos como el de la incineración y la cultura de túmulos copia la cerámica de los campos de urnas, pero no cambiaran el enterramiento con túmulos. Desde el Rin llegan a la zona de Provenza, también alcanzan Inglaterra y Aquitania (Pirineo francés), más tarde penetran en la península por esta zona y por Cataluña.
En la península nos encontramos asentamientos con la cultura de túmulos y otros con la cultura de urnas, ambos en estado prístino y asentamientos con una mezcla de ambos. La penetración de estos grupos no la podemos ver como una invasión, sino un paso continuo de gentes durante un largo periodo de tiempo, no buscan la conquista, sino mejores tierras para la agricultura y mejores pastos para la ganadería, son grupos muy móviles, esto lo vemos reflejado en los poblados, en algunos existen fortificaciones y en otros no, esto es debido a lo anteriormente comentado. No se sabe exactamente cuando penetraron en la península, se habla del siglo – VIII, pero esta fecha parece ser muy tardía, ya que tenemos fechas constatadas en Francia sobre el – X o –XI y los Pirineos no parece ser una frontera muy dura de traspasar.
La primera penetración se produce por el Pirineo central, pero hablaremos primero de la penetración por Cataluña. Por esta zona de Cataluña entran grupos nutridos que pertenecen a la cultura de las urnas en estado prístino, al parecer proceden de la zona de la actual Suiza, los restos materiales más antiguos de estos grupos nos hablan de principios del siglo –IX, otros nos hablan de finales del –IX y otros autores dicen de mediados del –VIII. Lo que si podemos observar son tres fases de ocupación:
En una primera fase se ocupa la zona costera hasta Tarragona, prefieren las tierras fértiles y llanas, ya que son agricultores, de ellos son los restos más antiguos y puros, esta primera oleada consta a su vez de varias fases, tenemos enterramientos conocidos como los de la necrópolis de Can Bech en Agullana, otra zona sería la necrópolis de Kan Missert en Tarrasa que es la más antigua y representativa con 700 urnas y otra en Can Roqueta Sabadell que es la más grande y reciente, de esta primera oleada se conoce su tipo de cerámica de aspecto oscuro, espatulado y con decoración incisa de acanalados y meandros, son de forma bitroncocónica, sus casas son de planta cuadrada o rectangular construidas con piedra trabadas con barro y cubiertas de follaje, madera y barro, esta grupo perdura hasta el –600, con ellos tenemos un periodo de paz aparente como nos muestran sus poblados sin fortificaciones, son agricultores y pastores, en las necrópolis encontramos pocos utensilios de metal ya que en estos valles hay escasos recursos mineros, tras el análisis de los restos materiales de sus necrópolis sabemos que es su sociedad es igualitaria, esto se deduce de la uniformidad de los ajuares funerarios, por lo que deducimos que su sociedad es democrática, todos se consideran iguales, hablamos de democracia tribal ya que naturalmente existían unos jefes, pero estos lo serían más por su carisma que por sus pertenencias materiales.
Segunda fase: En torno al –600 comienza la llegada de otro grupo diferente al anterior, será a partir de este momento cuando prolifera el uso del hierro, la incineración y la cerámica por el momento no varían, estos penetran por el mismo sitio que los anteriores, pero se sitúan en las altiplanicies, concretamente en la cordillera transversal catalana, son más bien ganaderos que agricultores, utilizan también las necrópolis de Agullana, pero su cerámica evoluciona a una forma globular y abundan los ajuares con objetos de hierro, además en sus momentos finales aparecen también en los ajuares puñales y espadas, esto es debido a la influencia de las colonias griegas en el Mediterráneo como Ampurias, en esta época se generaliza el hierro y proliferan las armas, lo que supone una actitud más belicosa, con lo que la sociedad indoeuropea se ve alterada por este movimiento colonizador griego, se produce un fortalecimiento de la jefatura aristocrática (gobierno de los mejores), los griegos traen ricos y bellos objetos que son codiciados y esta aristocracia los adopta como símbolos exteriores de su poder, acumulan riquezas que serán hereditarias, con esto vemos una evolución hacía una casta noble que altera la estructura de la sociedad, el armamento aparece por que hay cosas que defender y que poder conseguir, también aparecen los jefes militares con gran prestigio y enriquecidos. (en Andalucía pasará lo mismo pero con los fenicios).
Tercera fase: A finales del – VI los campos de urnas de Cataluña van perdiendo su identidad y a mediados del –IV hablamos de una cultura Ibérica que se extiende por todo el levante peninsular, por lo tanto la denominación de Ibérico viene dado por un hecho cultural y no étnico, esto se produce debido a la mezcla de la cultura indoeuropea con la Mediterránea importada por los griegos.
Pero antes de estas penetraciones por la zona de Cataluña, tenemos una primera oleada que entra por el Pirineo Central y colonizan la cuenca del Ebro, estos pertenecen a la cultura de los túmulos que se difunden de manera desigual por toda la península, en una segunda oleada penetran gentes de los campos de urnas mezclados con diferentes características a los de Cataluña y esta segunda oleada es sincrónica con la primera de Cataluña, este grupo tenía conexión con la cultura de la zona oeste de Alemania y el curso del Rin, las incineraciones las realizan bajo túmulos, su cerámica tiene una decoración en forma de zigzag. Las casas de los poblados de los túmulos son de planta cuadrada o rectangular y asentados sobre elevaciones del terreno, uno de los yacimientos emblemáticos estaría en el Cabezo de Monleón, las casas se alinean sobre una calle principal, es una sociedad ganadera y metalúrgica, aparecen moldes de fusión que dan prueba de ello, evolucionan hacía una sociedad guerrera, por lo que cuentan con una aristocracia militar. Otro yacimiento lo tenemos en el Cerro de la Cruz (Cortes de Navarra).
Además de estas infiltraciones tenemos en la península un territorio que conserva sus propias técnicas desde el Neolítico, su lengua es anterior al desarrollo metalúrgico ya que no tienen términos propios para designar los objetos de metal, este es el pueblo de los vascones que no llegaron a indopeurizarse.
La cultura de los túmulos se expande hacía la meseta por Alava hasta Burgos siguiendo el cause de los ríos, es un territorio poco poblado y bueno para estos pueblos con cultura cerealista de las tierras de campos, entre ellos tenemos grupos más móviles que llegan a Extremadura y Portugal, pero estos serán más ganaderos. Otro grupo se dirige hacía Galicia, trabajan el cobre y dan lugar a la cultura castreña. Otro grupo se establece en el río Jalón, son pastores y llegan hasta Sierra Morena.
Todos estos grupos conservan la cultura tribal familiar y ganadera que de vez en cuando realizan expediciones militares por el Levante y Sur de la península. La penetración más sureña se sitúa en Carmona y Lora del Río, en Setefilla encontramos enterramientos de túmulos. Desde un punto de vista tecnológico, todos estos pueblos viven la primera Edad de Hierro hasta mediados del – IV, la segunda Edad del Hierro es una evolución de estos pueblos que tiene mucho que ver con la llegada de nuevos grupos indoeuropeos, desde entonces el hierro ya es una fase floreciente, se activan las minas de hierro de la península, la cerámica y el torno sufren cambios siendo más acusada su proliferación, los poblados estarán muy fortificados.

En la meseta se evoluciona a unidades políticas superiores que no llegan a más debido a la acción de Roma, cortando la formación de dichos pueblos.

Fuente:
Universidad de Sevilla
Maquetas históricas recortables gratis http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex