¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

La iglesia hispana o visigoda


Hablamos de una iglesia nacional que tuvo gran brillantez, fue muy organizada y bien estructurada, descansa en una red episcopal, los obispos serán la cabeza visible de esta iglesia, eran nombrados por el clero, el obispo metropolitano aprobaba el nombramiento de los obispos coprovinciales (ejemplo el obispo metropolitano en la Bética era el obispo de Sevilla), para el desarrollo eclesiástico los obispos contaban con los sínodos, (reuniones provinciales que se desarrollaban dos veces al año), en ellos se establecían las normas de disciplina, pastoral, principios de dogma, realizaba funciones de tribunal eclesiástico, etc. a través de los sínodos se definía la liturgia, la misa estaba concluida, la liturgia es la hispano goda o mozárabe, los ritos se crean en el sínodo. Con la conversión de Recaredo al catolicismo 589 se crea un nuevo órgano eclesiástico, se trata del concilio nacional de Toledo, es diferente a los sínodos ya que este se produce a nivel nacional, en el se dan cita todos los obispos de las antiguas diócesis del Reino, son 80 y tantos obispos, este concilio nace de un hecho casual cuando se convoca el III concilio de Toledo, el rey abandona el arrianismo y abraza la fe católica, este concilio tenía que ser convocado por el rey, a la llegada de los obispos a Toledo, el rey pronuncia el discurso (tomus regius) en el rey pide a los obispos que traten los temas que políticamente son necesarios para el reino, tras esto el rey abandona la sala y los obispos tratan al principio los temas eclesiásticos y después los temas civiles que ha propuesto el rey, esto termina en unos cánones o acuerdos que quedan recogidos en las actas del concilio, son enviadas al rey para sancionarlas y se convierten en leyes, por esto se convierten en un órgano legislativo, a mediados del VII, a partir del octavo concilio de Toledo, entran a formar parte del concilio los nobles que formaban parte del aula regia, los concilios eran una institución única que implicaba un alto grado de desarrollo, en ellos diferenciamos dos etapas, una primera etapa desde el IV concilio Isidoriana y desde el 1650 en adelante juliana, por los obispos Isidoro y Juliano, en total tenemos 17 actas conciliares, en la evolución de estos concilios observamos una perdida de autonomía de los obispos con respecto al rey, hasta mediados del séptimo son un órgano autónomo del rey, a partir del 650 los reyes se hacen con el nombramiento de los obispos y ya no son nombrados por el clero, esto repercutió en la perdida de la autonomía de la iglesia, los obispos formaban parte de la aristocracia visigoda, por lo que algunos estaban de acuerdo con el rey y otros no, pero ahora al ser nombrados por el rey pasan a ser clientes de este. El último concilio el 17 convocado por Egina denota una perdida del rumbo eclesiástico por parte de los obispos, estos se comportan como los nobles, se incrementan las leyes xenófobas contra los judíos, esto indica un gran deterioro de la sociedad visigoda, aunque de todas maneras la iglesia fue brillante con respecto al resto de Europa, esta estaba alejada de Roma y evoluciono de otra manera, solo aceptaba la supremacía de Roma en cuanto a la descendencia de Pedro y el reconocimiento de una primacía doctrinal, pero no una supremacía jurisdiccional, el órgano soberano en el P.I. es el concilio de Toledo y no el obispo de Roma.
Aparición del monacato:

El monacato era de creación Oriental y es acogido en el Reino de Toledo, tenemos cuatro tipos de monacato: el primero es un monacato oriental primitivo fundado por San Pacumio, es muy riguroso. El segundo procede del norte de África y esta reglada por las normas de San Agustín. El tercero procede del sur de la Galia, es ascético y se practica mucho en la Tarraconensis. El cuarto es de tipo irlandés, fundada por San Patricio y el abad es un Obispo. En el Reino visigodo había muchas reglas y distintos monasterios rurales o urbanos, al final tenemos dos reglas fundamentales, las de San Leandro y las de San Isidoro, el auge monacal adquirió un gran desarrollo en el Norte en Gallaecia donde destaca San Fructuoso de Braga, que escribió la Sancta Communis Regula, regla común que se extendió por los monasterios, tenía una regla original que era el Pactum, este era un pacto que se firmaba con el abad, los monjes leían las reglas y si estaban de acuerdo se firmaban, cuando hablamos de monjes visigodos estamos hablando de civiles, por esto motivo hubo muchos problemas entre obispos y monasterios, hasta que pasaron a la jurisdicción de la Iglesia.


Fuente:
Universidad de Sevilla, Asignatura Edad Media en España

Maquetas históricas recortables gratis http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex